CONTENIDO DEL BLOG


25 de septiembre de 2017

literaberinto



mientras un demonio se retuerce al sol
la belleza tiende sueños/ aquí todo es posible/ sin
crítica ni juzgador alza el satélite su paradigma:
la claridad

al oponer
         bosques de la certeza y falsa metrópoli
se llega al medio color/ entre giotto en superficie
y chagall sus azulados fluidos: soy regreso desde el aire
mi noche es lecho para amantes de la luna

         después sólo saber cómo preguntarle
al poeta/ en vastedad no hay bordes/ demoran
los hallazgos/ la belleza es canon de oro/un cuerpo
mide eternidades de llanura a palabra en vuelo: digo
sin detenerme digo/ hasta encender lo oscuro

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Marc Chagall (c)

la medida



la forma consiste en potestades del idioma
cada entidad expresa un ideal/ así troya divinizó
en helena su paradigma de presencia
y dignidades del cuerpo persuadieron de patrones
a vitruvio/ también la línea de nácar y espiral
equiangular del nautilus predican de belleza
perfección

         cuanto se mire comunica/ con base
o sin columnas/ postrado o entre nubes
armonía desmiente a la estructura/ despliega
su lenguaje cada cosa/ formaliza la mirada
y el dibujo cifra una raíz común/ guarda el orden:
esto intuyo en mi poyesis/ alivios y algazaras
del hemisferio derecho

© Carlos Enrique Cartolano.  Prosopopeya, 2017

Ilustración:  Neraidas (c)

22 de septiembre de 2017

enaguas



encantes de vecindad/ como refleja el amor
el agua copia las aguas/ vivo puerperios permanentes
a orillas del mar

         hay otra marea de lluvias y el atlántico golpea
con agujas el pandero esta mañana/ se huele se sabe
se impregna el tacto

         es anuncio de mutación/ hay nueva escena
quiebre en cárcel de memorias/ vuelven limpios gravas
y fondo/ sopla el sudeste

         y soplo ardores/ con énfasis el cuerpo resucita
diferente/ aquí bajo el paraguas torna carmín/ su color
es isla bajo pies/ húmeda hoy la pasión desboca

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Jason de Caires Taylos (c)

cortes



la artrosis asuela en dedos y muñecas/ es ley
golpea sobre el hábito: la necesaria repetición

el afecto mueve las manos/ el apetito también
faltas de aire/ gozos del tacto y el arte siempre
comunican/ el gesto y la señal

este daño llega en plan mixto/ edad y transcurrido
compensaciones del placer/ tanto no quise ver
y aunque fuese caro mucho vi

no creo que ella me mate/ marca itinerario
tan sólo pone en camino: es viaje el sufrimiento

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Vive Sana (c)

al aire



son ayunos y purgas/ diarios solsticios de escritura

creí haber soltado lastre girar en libertad sin volver
a la lucha/ supuse que una vez abierta/ el aire
transcurría por la celda/mi mudanza soplo de alivio
y que estas barras en los versos eran coágulos                
                                     de sangre en las heridas
                           
                           
grave error/ las puertas se sueldan: no hay nueva
captura del tránsito/ allende jaulas
la consagración esfuma/ y el aire libre secciona
con filo de diamante

ayunos y purgas digo/ la letra devuelve voces
un músculo reclama a pura fibra/ sin lisuras/ acaso
razono: ahora se avecinen diluvios
                                     y sin coto dilate el invierno

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Yoan Capote (c)

veroír



veo una voz/ escucho tu imagen
son huellas de mi interior/ vuelvo a suceder
la sombra me reconoce y bate suelta
su film/ somos el jardín de las delicias y yo:
como si nos conociéramos
         hay un álbum de fotografías/ áreas
sitiadas por el recuerdo/ siembras que ya nadie
segará/ nombres muertos a causa del silencio
me rodean latidos/ duelos de tu aroma/ y yo:
como si algo nos sujetara

© Carlos Enrique Cartolano. Abarrotes, 2017


Ilustración:  El Bosco

19 de septiembre de 2017

delfín



         será extrañamiento/ quiebre/ desencanto
entre cuerpo y cuerpo baldío/ cráter de arena/ acidez
cuando limite el marco y ataduras del silencio
cubran/ esa pérdida bajo clamores/ su baja voz
digo: inocencia en brisas/ alzadas de la racha/ el negro
verano en fuga/ su cadáver/ y un último roce recuerde
glorias pensadas sin fin/ serán

         despojos del beso/ área de voladuras

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Max Sauco (c) 

ahijo


la persona como instrumento
canalizador,  mediante el cual
los discursos se reproducen y
perseveran en el ser
Juan Arnau

sucede otra vez/ una palabra
vuelta en sí es brote de pie y mapa visual
del acontecimiento: puedo tocarla

                   recorro esa cáscara a la mano
en que consiste la memoria/ hay boyas líneas
quiebres/ sinusoides testigos del vi

                   donde la luz abisagra/ previas
preguntas por raíces/ monedas del daiquita
y aquella breve intuición de mi verdad

                   se trata de ajustar máscara
al idioma: permito abrazo/ fluencia al pasar
distingo peso y tiempo/ frasea el ser

                   sucede/ estancia/ preocupa
un texto/ verbaliza y luego me adelanta

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Kandinsky (c)

nocturno


el silencio nutre falsos recuerdos
confunde cenizas y memoria / saciedad con apetito
lo no dicho con remotas melodías/ cuanto entonaron
óxido y bruma de otras voces
                   el silencio no se nombra/ sin extremos
no abraza ni enciende tinto el fuego/ sin sombra
diluye imágenes en letargo de rachas y agua
al fondo de espiral y laberinto o en cúlmenes del eco
                   el silencio: vacíos del desayuno
vuelcos del cuenco/ corrupción del vino/ parásito
de argamasa/ clava agujas en los labios/ infecta
voluntades al propósito/ extingue carne verso y vuelo

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  Diego Segura ©

16 de septiembre de 2017

oficio


drogas y afeites cuanto revelan noticias       
yo continúo persiguiendo lumbres del misterio/ quizás
detrás de aquellos cerros haya respuestas diga
cuando las piernas no respondan/ y viaje al mismo
norte del maestro
                   hay un trabajo por hoy/ recurro
a la escritura por ella misma: la mirada alcanza/ siempre
desborda palabras de anémona y jilguero/ el ojo
sobra en brisas y arroyos de cristal/ aunque también
con memorias de filo impávido: laceración y falta

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Atardecer salteño, Daniel Camelo (c)

15 de septiembre de 2017

fondeos



nadie espera en movimiento/ tampoco yo:
el destino inmoviliza zonas animales y también
aquel sublime propósito de repetirme/ caigo
al fondo de la imagen: allí no queda respuesta
la existencia es remate de saldos en suspenso

         sin saber qué: aguardo/ las extremidades
se pensaron digo para el reposo/ las cuclillas
y el asiento/ aprendí a economizar aerodinamia
sólo por imaginar qué cuándo y cómo/ y aún
no comprendo ni escritura/ ni silencios del otoño

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración: Osvaldo Guayasamin ©

epitafio




del primer día sin
Américo Álvarez
mañanas del andar disuelto/ sin lograr calzar
el pie derecho en huellas del canto que precede
este torbellino en la ventana/ el pip del monitor
y la carraspera de la pava eléctrica/ exclamo
pero no signo/ soy puro soplo

en mi ambiente tracé caminos al cabo
de los meses/ pero en ninguno de ellos cabrán
mis pies: lo he dicho con tristeza/ es la
melancolía que contagia desde el geriátrico
final: un abandono del uno por ese resto

de armonía en los confines/ hay torres
donde sólo es ladera la palabra/ y el poema
desciende nombres de luz para quedarnos

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  Américo Álvarez 

13 de septiembre de 2017

intertextualidad




… la literatura (es) no sólo una réplica
o descripción del mundo, sino también
los ojos y luz del mundo…
Juan Arnau

son riesgos de vivir cerca del mar:
el desvelo/ luces de la costa entre párpados
bordes contra borde/ una escala de fuga
o invasión disponible hasta edén o averno
y este vecino que traga o vomita tormentas
según mi piel comprobó o presiente

         en estas circunstancias soy hombre
de paja/ el descrédito en lides/ un ariete
sin punta y mudo aunque siempre liante
llevo conmigo la punzada/ ese látigo:  una flama
que circula de entrepierna a corazón/ advierte
y responde a un tiempo/ concilia conciencia

         con horror/ soy quien sueña y también
quien no logró dormir/ para ambos esta pierna
y la otra luz/ asumido mi rol de intertexto todo
idioma es del mar: navío ancla y diapasón

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Julian Stanczak (c)

desentierro



A nadie le está dado abarcar
en un solo instante la plenitud
de su pasado
Jorge Luis Borges, “La memoria
De Shakespeare

se trató de recuperar del entierro y tamizar cenizas
de atar piezas/ unir bordes aterrados por el tiempo
y fue primero el fondo/ de imprecisión a pleno
de colores aunque nadie logra vencer predominios
al gris y terracota:
                   del otro lado hay cetros y coronas

por fin dos manos sobre mi piel/ como sin dueña quizás
abandonos del  yermo o la monotonía/ pero aun así
fuera de contexto: dedos sobre el teclado imaginario
cuerpo a orillas del vacío/ parciales/ estremecimientos
de la memoria que sin continuar sólo suma orfandades
                   puntos pendientes del cero/ de su nada

como en la foto de gianni berengo/ cuando creo en el cuerpo
aunque no alcance a ver los hilos/ mientras emerge el fondo
                   y la imaginación satura con trocha inevitable

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración: Gianni Berengo ©

11 de septiembre de 2017

duración


para un final es pronto/ tarde si intento
recuperar prendas de estación/ no es excluyente
mi vecino: sus mareas trazan y recorren
relojes del ocaso

                            somos vos y yo cuanto
el tiempo devolvió/ resaca sí pero tallados/ filo
de palabras: grito y sobreimpreso en la rompiente

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Evolución Consciente (c)

número



al cabo de este día mis sentidos yacen
como larvas puestas a esperar una señal
el cuerpo sabe/ la mente prefigura:

puesta en pie la memoria activa predice
un conjunto que no alcanza a la lógica
es hora de la seducción/ la letra importa

antes en rasgo que en contenidos/ suman
tal vez tantas lecturas/ son innumerables
las lenguas del tiempo/ su trampa y la arena

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  Gianni Berengo ©

por mitades




la mitad del sueño que soñé es ajena/ sobre
ella chisporrotean últimos fulgores de la carne
cuanto espacio ganó a mi extremo voluntad
una imagen del edén/ su contraria y el deseo

hay una llama inocultable/ gasta en paralelo
amigos/ esta cama los pies/el guardarropas
y a la mañanas arde su resto/mi medio
soñador/quien no despierta ni se nombra

vierte lo real en mareas del vecino/ él dice
en poemas/ y disipa medio ocaso cada noche

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  Antonio Berni  ©

8 de septiembre de 2017

pavesas




Antecedentes personales: un marco de arabescos
la salpicadura del manual/ agenda de crepúsculos
hoguera donde arden cigarras de febrero
muro de parecido y diferente/ sinfín
con identidad a prueba/ auras de lo breve
frontal del beso/ declive de rechazos/ atmósfera
para silencios y estallido/ nodriza del grafo
péndulo de llanto a carcajada/ obra sí aunque
incompleta/ tras mi nombre una sombra:
                                               la inconfesada

cuanto alzó declina/ esto de mí yace  y se arrepiente
hay faltas/ algún sobrante/ tanta comunicación perdida
pavesas que derrotan al diamante

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Thorsten Jankowski (c)

imagen previa



una calle del sueño/ y cuando sólo en lo oscuro
renace la humedad todo resulta impreciso:
la fuente de luz/ una marca del tiempo y el sitio
que me parece diferente

                            la soledad sucede al fondo
de la imagen/ allí hay siempre un espejo

se llama como alguien alguna vez pero hace tanto
dijo/leo identidad pero es simple referencia
                            de ojo ajeno/ historia

y cuando un tigre diminuto salta sobre mis piernas
reconozco la noche/ su calle/ el nombre/ mi existencia
humana bajo felino y trizas del tiempo en las uñas
                            allí estuviste/ antes de salir

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Andy Warhol con su gato

tanto más


en torno a Del culto de los libros
(Otras Inquisiciones), de Jorge Luis Borges


aquel día una brisa pincel enrojeció los brotes
y cada soplo fue tibieza/ hubo más dorado
en sus crepúsculos y todo ser vivo confió
su instinto al porvenir/ fue al leer uno y sólo uno

y no fue canto ni proclama/ o alta ni baja voz/ leyó
en silencio/ cuando por primera vez la humanidad
saltó de la escritura a la intuición dijo borges/ es cierto
señaló también/ el libro resultó al genio fin / no solo

puente/ fue germen de seducción/ farola para humanos
especie individual del paraíso/ nudo gordiano
de todo alejandro prosiguiente/ y tanto tanto más

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  El Bosco

5 de septiembre de 2017

pertenencia



es intensidad la vida/ nada nadie borran
cuanto consiguió atravesarme/ entonces si
como dijo borges son infinitos tiempo y espacio
juzgo estaciones/ paisajes/ latidos de un reloj
a flote/ los que anclan en mí
                            aún suceden/ son
quien soy/ tal como me llaman y encienden

por eso mi interior muta a la par
de geografías/ visiones de amor/ meteoros
sudestes/ mareas y hogueras de la tierra
                            a todos ellos pertenezco

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  Sergio Hernández ©

sobresalto


respuesta a Rubén Sebastián Melero

dormía en el mismo umbral poeta/ huía
del horror/ del recuerdo sin fragua/ de marcas
en tobillos y muñecas/ del encierro que ahoga
con amargura y sabe a pólvora

yacimos bajo el mismo sueño poeta/ quién
dirá con cuántos más nos despertó
la pesadilla/ su aullido de hombre cerdo de áspid
su aguja interminable y el ácido voraz

despertamos juntos poeta/ para el yermo mayor
donde traiciona la memoria y ha borrado
el viento los caminos/ llueve abruma la amenaza
disocia realidad y fantasía/ intentaré dormir

poeta/ cuando el estruendo cese y encalme mi latido

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  La represión es idéntica a sí misma, sin importan dónde suceda

desasimiento



abre y fenece con horror/ el vacío primero
al fin petulancias del poder
                            me entretienen cáscaras
etiquetas/ el bolsillo: cualquier cosa es baladí/ acaso
una importe hoy/ mañana caiga bajo presiones
                            del pronóstico meteorológico

la veleta es el viento/ crisis los bronces de otoño
                            estudio afuera
tras lectura/ despedida y ayunos de amor

© Carlos Enrique Cartolano.  Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  ©cecartolano – tamiz

2 de septiembre de 2017

alarma



escampó aunque es frágil la costura/ el viento
trae carroña de otro tiempo
                            ese que no acabó/ vuelven
otra vez los mercaderes ponen precio fijan tasa
y comisiones/ el contrapaís sucede allende
las fronteras: esta borrasca empuja sus dictados

aún gotea/ y cómo
en cada esquina la memoria/ que es el miedo

es inútil: no romperé papeles/ los libros alumbran
en mi lengua/ aún es argamasa el idioma/ sube en él
la reacción de pájaros y rosas/ la inocencia del ojo
y esperanzas del hambriento

                            me armo con poesía/ no olvida
la sangre no permite el paso atrás/ la tortura con salario
y el disimulo en manos que huelen a gas pimienta

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Crónica (c)

fotosíntesis




una foto de los años cuarenta
en un balneario de enero

                   hoy vuelve a llover/ no cesa en realidad
al cabo de la ausencia/ siguen allí sus nombres lumbre
de estíos inacabados arena que entibia el pie/ de frente
al objetivo la casualidad y el gesto momentáneo

el ángulo es la mirada/ un recuerdo cobra
la máxima extensión del ansia y el conjunto continúa
a flote del cristal/ víctima inocente del idioma
aquí no se permite el sueño/ sólo la visión existe

                   la mutación sigue en mí/ nada resta
a salvo la necesidad de nombrarlos letra a letra
cada día/ porque no sean otros/ siga viéndolos aunque
la lluvia/ pese al silencio tras el último gesto

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  © cecartolano: Fotosíntesis


1 de septiembre de 2017

silentes





siempre más continuación que brote
aunque del edificio/ sólo mute inadvertido
lo menos sensible: uñas/ cabellos y la sombra

será esa última quien me despierta
la mutante que enmudece/ son dos preguntas
y sólo una saga la existencia

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  La sombra crece...

continentes



son de seducción las geografías/ no sólo lineales
mis visiones/ el hechizo tiende mapas
desde el sueño por iluminar el laberinto

de un día al otro/ la letra encuentra y cava
a la vez/ huecos del idioma/ bendito almácigo allí
la revuelta derrota al poderoso con su logos

son fatuos el tiempo/ las culturas/ cayeron platón
y la escolástica/ lo real dicho con magia
es afín al corazón y mi poema/ el álgebra infinita

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  Bill Brandt