CONTENIDO DEL BLOG


17 de agosto de 2017

desaparecidos


Olavarría, 11 de marzo

música en la noche/ luz para silencio
faltan filos al consciente

 y sólo hay preguntas
al desierto/ otredad en multitudes

el amor por comprimidos/ poemas
al goteo intentan trazar blanca su senda

 hay sangre/
charcos  del desenfreno/a partir de entonces
nadie ve a nadie

                            es otra dictadura

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Predicad (c)

ajuste



vení/ al fondo del beso se sueña
lo mejor/ la imaginación dibuja cimas
el hallazgo y la calma/ regresos por fin
y algún futuro marcha al altar del sacrificio

cuánta sangre amor/ cuánto desvelo
lo que pasó redime al abrazarnos/ se sueña
digo: qué otra cosa es el mundo para dos
miradas/ cuando el verbo se conjuga

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Bordando sueños (c)

15 de agosto de 2017

tercera mano




el poema esa extremidad sube al viajero
a su transporte/ enciende candelas en cumbres
de la existencia: gozos y penas/ nostalgias
y regresos/ cuando la lid deshiela vuelven albricias
del contacto
                   para qué la piel/ el verso
las manos navegantes/sin ronda en el abrazo
sin comunidad de idioma

                   la palabra es tercera mano
responde sí a tus dioses/ siempre aurora: no la cierres
no te devuelvas a la oscuridad

© Carlos Enrique Cartolano.  Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  Bárbara Bezina (c)

14 de agosto de 2017

última brisa




por abanicar/ alzar el cuerpo contra el viento
vuelen rémoras escorias vegetación lo prensil
del mundo/ y expongan sinfín fundamento o fuente
cuanto llamen espíritu/ letra precisión de labios
por disponer y decidir: digo lo mejor en mí
sea equilibrio para el resto/ por vos lo digo

                   amor atardecido/ pasos nocturnos
sobre lo estrecho/ línea donde armonía comparte
brote de cuatro estaciones/ misterio del último poema

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Daniel Ilinca (c)

por la vuelta


…y todo,
por el aprendizaje que no acaba.
Santiago Sylvester

al otro lado del saber sólo hay silencio
y un brote requiere almácigo/ murmullos
conocimiento de la flor

         de qué sirven las raíces si el árbol
no vuelve/ y para qué el recuerdo
cuando ítaca está lejos

todo en mí: la estancia/ viento del mar
cuerpo de arena

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Recreo Viral (c)

12 de agosto de 2017

si fulge



descreo de la novela/ la totalidad queda en mí
es tintero de existencia que prosigue/ por eso
este poema hoy quizás mañana el cuento/ hay
universos en lo breve/ toda autopista
conduce al único apellido

                   se trata de nombrar cuanto nadie
llamó/ así el cartógrafo traza mapas del exilio
y la lengua desanuda honesta su memoria/ dije
yo abordo el menudeo: la verdad en pocas líneas
un fogonazo/ esa explosión del ojo/ mi fueguito

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración: René Magritte ©

vuelta de campana


se fueron/ la hierba acabará por derrotar
al pedregullo/ soplará el océano los restos
hasta que recobren su regencia las heladas

                   hay un tiempo feroz
señoríos del cambio/ enmascaran regazos
y tibieza/ sólo quedan fragmentos a la vista

quien resiste confía al sueño/ memorias
del retorno/ánimas de música y azúcares:
nada a la intemperie cuando fugó el verano

                   vuelta de campana/ son
sus dioses la tormenta/ legislan nubes/ furias
del celo/ la venganza / otro meteoro de cenizas

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración: Tomás Saraceno ©

11 de agosto de 2017

mira



desata nudos traspone celajes/ desviste y libra
de encierros/ duerme o vela da igual es trépano
en muro y mármol/ aserradero sutil solvente
sostén del ánima cuando imagina/ sinfín dice
de pie en extremos de lengua y llama/ parto es
la forma/ cuanto modela/ obra y destreza punto
de equilibrio o desborde/ la calma/ el torrente

si mira conoce/ autopista y viajero/ todo puede
alza y construye/ presagia y renueva/ ama/ sabe

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Cecilia Malvezzi (c)

recurso




como el resto derivo de amores y tormento
del hachazo y la costura/ mi sueño es oxímoron
de vigilia: andarivel  con seguro de ida y vuelta
soy pliegue del opuesto/  otro en el azogue
y las miradas extranjeras
un pasajero al escritorio
quien escribe este poema/ carne de convite
para asombro/ brizna y lágrima/ lauro y hierba
límite del prado
o cuanto carguen mis bolsillos

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Georges Mazilu (c)

9 de agosto de 2017

miércoles de cenizas





puede ser que se extinga la hoguera/ tras los ojos
carbonice/ se ensañe el viento en fuerza
y vendaval contra el presente/ angoste el recuerdo
hasta cuanto vibró con nombres y escritura

que nada quede por ver/ es probable que convenga
aceptar esta porción del mundo/ el ángulo o mirilla
mi curso y su historia/ hasta aquí la idea mi crítica
de existencia verbo o movimiento/ este tamaño

del puño cerrado que iguala en medida al pie/ longitud
grosor cabellos/ la invitación de aromas y tonicidad
puede ser que algo ardiera detrás/ esas huellas resulten
más profundas y mi cuerpo no admita más tatuajes

es probable que haya cubierto el mapa/ el amor esté
en lo más intenso del recuerdo/ hoy sólo lo repita
con letras y ademanes/ densidades de saliva o palabra

y me resigne a antologías/ a marcos ajenos y bastones

(c) Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: David Catá (c)

impar




En torno a “Poetas y Pintores
-en los límites de lo indecible-“
Rafael Felipe Oteriño,
en Una conversacíon infinita

los libros cerrados cabos de silencio/ promesas
del edén/ glorias a suceder en medida única
de un lector inconfundible/ venturas de tránsito
distintas de besos recibidos por quienes leyeran
otras copias/ población bendita
por respirar páginas
afuera/ sus pieles de cartón adentro/ manchón
de tinta que vuelca pasajes simultáneos
continente de impaciencias/ vertederos del ángel

celebración de cambios a la espera/ eso son/ así
como el calor ignoto
de abrazos por ceñir/ aunque
sólo sea una palabra o una línea cuanto prenda
eche raíz y tuerza rumbos al lector pendiente

bien vale abrir cuanto brille en las gavetas/ jamás
alimentaron cofres del tesoro/ ni alguien acabó idéntico
al previo de lectura

ni al sueño impar de una velada

(c) Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Didier Lourenco (c)

8 de agosto de 2017

ella sonríe





manos a la obra/ sobre aras del idioma
la dama se quita guantes satín/ opaca todo espejo
es impar y crítica/ desde ella corre el agua

la fuente en persona es/ reflejo de pie/ palabra alzada
germen de trigo/ dije luna mas luego digo ángel 
porque sus alas dividen mi existencia/ en mar y playa

frente para el soplo/ cuello entre los labios/ humor
del vientre/ me rozan entrepiernas del tiempo:
la distancia crece allí/ y el nuevo día/ la máscara sonríe

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  Nefertiti ©

brisa del amanecer



 …Y, por detrás, la larga tradición
de la lengua, que es continente y contenido…
Rafael Felipe Oteriño

este poema: pregunta por suceso y devenir
itinerario de búsquedas/ farol de hallazgo
vuelve hacia mí su máscara de todas las estancias
de la patria/ como universo breve/ construcción
en alturas del sentido

                            así escribo en él
con medidas del oficio pasado simultáneo y porvenir
soy el otro:  padre en la fuente y fruto aventajado
ni mejor/ o resultado/ ni bisagra siquiera/ sí soplo:
sinfín del pulso en cada amanecer

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: De rastrón (c)

4 de agosto de 2017

a la par





la poiesis grita o calla/ es lengua quien dicta
y silencio la urdimbre más profunda/ una despierta
la brisa y el otro es garganta por nombre y verbo
oponente de paz en la afrenta/ munición

de labios y mirada/ la poiesis es vela al partir
y timón por sudestes al regreso/ cada cual querencia
de voz y medio de supervivencia/ hueso del frágil
carne del rígido/ la pregunta justicia y fiel

del brote/ cuando atardece fuga mi amor soy
leño al agua/ soga que pende/penacho/ color
donde respuesta no pinta ni afantasma el tiempo

cuanto me escucho/ sonido entre taludes del idioma

(c) Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Pablo Picasso (c)


circunstante




en este país un árbol prosigue al viento
las palabras ritman el corazón del agua
y al crepúsculo la nube alada
parte o vuelve en torbellinos de aire

 yo soy
un soplo de arena/ los sueños la velada
cuanto alude/ tañe/ representa una porción
de transparencia
         estoque al tiempo que atraviesa
y cae herido

(c) Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Linkis(c)



2 de agosto de 2017

cambio de estado




no hay antes o después decía/ todo
transcurre entre quedarse o salir
detenerse y gustar/ o bien fugar sentidos:
batir tras bermellones/ verdes
de justos cristalino y humedad

reincidencias del cuerpo/ o cambios
de estado: ir detrás hasta empujar la jaca
por correrme/ quiero decir: variar
la configuración sensorial/ que importe
más escuchar que ver o el tacto

por sobre gustos/ aunque otra vez:
no hay sobre o debajo ni antes ni después
será quizá por eso/ entre rueda y plano
que ayer fui nube por instantes/ fluencia
de calor/ temperie misma / hasta calibre

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Javier Vallhonrat (c)

atávico



la evolución es humana dijo umberto eco
no tecnológica/ y lo confirma hoy mi caminata:

si hay descubrimiento o novedad/ lo dirá
la tradición cultural/ no el decurso simple

al menos aquí el tiempo es anodino: qué
decir si no del muchachito/ vibra de visera y paso

en ambos lóbulos de sus orejas anillos engarzados
según hábito de ancestros/ y remotos / aunque él

tiende por sus orificios los cables de audio
para auriculares/ acaso existe el antes y el después

la distancia es este muchachito/ la tradición
camina con él/ no historias/ no hay cronologías

ni pretendidas certezas de un magacín científico

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Paleorama

en alas




Robert Frost apuntala la noción de
“sonido del sentido” como el de un registro
anterior al discurso, que luego
el verso convalida y potencia…
citado por Rafael Felipe Oteriño en
una conversación infinita


no sé quién/ si el otro/ si cuanto quedó escrito
ya/ o esta cesura aún palpable: el entreverso/ me canta
piel adentro/ eriza  memorias de la fuente
cuando un deseo libró carreras por la playa/ y al huir
la luz reverberaba en colchas de burdel

música distante/ acordes que una ráfaga
enajenó con sombras el suceso/ esquirla lingual es
de condena u olvido/ epitafios del ido a medias
sones del alma expuesta  a su naturaleza de lámpara
y gas que alimenta inagotable/ pájaro por pájaro

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  Friso etrusco

30 de julio de 2017

cómo preguntar



cuándo acabó el regodeo pregunto y escuché
a mis aves del paraíso/ dónde dejó búsquedas
el arte fue nítido mi homero/ del cuál satisfacción
hablar: se trata de verse en la sorpresa o acaso
de tremolar carnes y osamenta/ estéticas del tacto:
las manos/ la punta de la lengua/ los triunfos
de la imagen cada día continúa/ cuándo pregunto

fluido el aire o liviano el cuerpo/ tuve infancia
sí/ pero hablo de algo diferente/ no hay como ver
claro el corazón cuando se abrieron surcos/ mapas
sobre el conocimiento/ es lance la escritura acaso
mi naturaleza/ otro/ y una lectura/ el diccionario:
belleza
         la forma impar
                            colores del sonido
                                                        algún espejo

no sé si edifico un poema o es él que me proclama

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Andrés Masan (c)

29 de julio de 2017

nuevos homenajes



la sabiduría aun fragmentaria es riqueza:
así llamo a esa habilidad bucal por contener
la palabra ajustando el sueño/ un músculo
capaz de migrar con aves patriotas del edén

o llamo al fondo del poema/ él resiste siglos
de silencio/y al oído atento aun de epitafios
al propio laberinto por sobre el caos
a la hierba que crece con orgullo a las
veras del asfalto/ a un balcón para viento
y largavistas/ a las lunas todas: esta de hoy
o en mí/ las dolidas palideces de la noche

riqueza es comunidad de artistas/ oficio
compartido/ sendas que cose la confianza
también alas de arroyo en los tejados
manos angostas sinfín si danzan la existencia
riqueza es mirar/ ver todo en profundo
tal como homero/ rico es el inconformista
para quien no hay orden vertical ni único

la riqueza consiste en medirse intensidades
con el día/ sangre a sangre/ belfo a belfo
sólo entrega quien supo recibir/y si ama
define su pasión cuando acuna
bienquerida con sus versos/ riqueza es verdad
el culto al libro y su lectura/ propia tarea
y el respeto

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración: Planeta Vital (c)

eco silvestre




… Desperté desnudo al borde de una civilización
que me pareció cómica e incomprensible…
Czeslaw Milosz

la astringencia del aire/ el ayuno agarganta y precipita
desguace en los relojes
                            entonces fue posible el cuerpo
a solas/ sin opción de orígenes o fin previstos
                            al tacto/ porque verde y crudo
no hay cercos/ se desviste el animal de harina

                            antes del otro por soñar
fue tiempo de oquedades/ cuando la totalidad rengueó
y todo sobrevino sin siquiera pedirlo/ entrecalles
asilvestrado fui en la orilla mojándome los pies/ el amor
todavía era un cuento repetido al borde de la cama

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Etsy (c)

paso




La exaltación de las verdades del
sueño, de lo tácito y lo callado,
es la respuesta que dan los poetas para
completar el espectro de lo real…
Rafael Felipe Oteriño, La conversación infinita

detrás de vallejo/ león felipe/ tantos más
de repúblicas repatriados olvidan
el discurso de platón/ garantías de fedro
 la verdad:
dos mundos cruzan estructura y cálculo con
la visión turbada enternecida/comparto el paso
                                      aunque camine al fondo
del fondo/ puesto el pecho
y cuanto entregue de mí

tras la nueva alborada/sobre epílogos del sueño
apoyar el pie

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017


Ilustración:  El mejor (c)

27 de julio de 2017

arquitecturas



Todos los hombres son bailarines
William Butler Yeats
sobre planos de mi sombra/ tendido
bajo hilos de luz/ entre goces que atesora la palabra
detrás del tiempo al fin presente/ celo y memoria
antes del meteoro sin certezas ni advertencias

libre mi existir/ trazo un mapa verde/ cepia
soy/ arquitectura/ un falible olimpo de homero
se mira en cristales de mi cuerpo/ me sobro y falto
navío y soplo mi amor/ por cuanto quepa

una aritmética de mí/ puesta en pie/ soy cálculo
ajeno/ estadística en anales/ sólo boca adentro
en sabidurías del tacto y la presencia/ soy cada salto
sobre toda muerte/ un baile sinfín de lo sensible

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración:  Diavolo Dance Theater ©



26 de julio de 2017

esto que abruma



la transparencia escribe/ aunque
no siempre responda la noche/ eso
habla en densidades y don de espejos
pero soy sólo turgencia imprecisa/ mirada
donde enturbia esta lengua/ vana y difusa

entonces la otra orilla es desierto/ desciende
jangada el poema entre céfiros y nube
nadie espera al este en desembocaduras:
el mar vuelca la carga/ invierte acentos/ ríe
un dios de muletillas que me pudo otra vez

© Carlos Enrique Cartolano. Las dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Panoramio (c)

dos personajes



al cabo de otra noche el espejo pondera
azogue o vaguedad/ la poesía es este plano
que refleja mi memoria o se pierde en fisonomías
de otro/ con un no viene o cuando estaba

es posible la imagen detrás/ sombrear contornos
aun oler al extremar la vista/ el recuerdo late
música de fondo que derrota ausencias/ al desierto
séquito y caravanas del contacto y sus placeres

siempre fue después de este poema/ jamás supe
qué sentía antes del apunte y su lectura/ el otro
regresó conmigo de la noche pero sólo la palabra
supo corporizarlo/ ella sitúa orbes y protagonistas

© Carlos Enrique Cartolano. La dos formas del sueño que soñamos, 2017

Ilustración: Otro Buffet -Bernard Buffet (c)-